domingo, 3 de agosto de 2014

Gyara

Gyara es un desierto sobre otro desierto. Una isla sin habitantes, sin dueños, sin
edificios ni vegetación. Una celda sin muros. Un refugio sin techo.

Gyara era  destino de deportados y represaliados. Una reunión de hombres valientes, apestados o enajenados. Es casi lo mismo.

Gyara es un terreno yermo sobre el que edificar nuevos pensamientos, libres de prejuicios. Un lugar sin dueño donde todo el mundo es bien recibido.

Gyara supone aceptar que las palabras son valiosas y peligrosas. Capaces de cambiar un entorno o un régimen político. En Gyara hay ideas encerradas, potencial por liberar.

Gyara se escribe sobre los muros y las piedras. Es una consigna, una contraseña.

Gyara habla de inconformismo y de compromiso. Habla de supervivencia y de austeridad.

Gyara es una prisión y un lugar de libertad extrema. De soledad y de conciencia colectiva.

Nunca hemos estado en Gyara.




1 comentario: